Las tendencias del 2019 van no resultan novedosas en cuanto a su aplicación, pero sí en cuanto a su filosofía con el fin de lograr sus objetivos a largo plazo.

La tendencia arquitectónica del 2019 es la llamada sostenible, verde, eco-arquitectura y arquitectura ambientalmente consciente; es un modo de concebir el diseño arquitectónico de manera que sea posible optimizar recursos naturales y sistemas de la edificación, de manera de minimizar el impacto ambiental de los edificios sobre el medio ambiente y sus habitantes.

Algunas características de esta tendencia, es la consideración del clima y los ecosistemas para obtener el máximo rendimiento con el menor impacto ecológico. Con ello, asimismo, se busca reducir el consumo de energía para calefacción, refrigeración, iluminación y otros equipamientos, cubriendo el resto de la demanda con fuentes de energía renovables.

 

 

Aunque esta sea una tendencia la arquitectura, la construcción, el diseño y la decoración de interiores no paran de evolucionar y perfeccionarse. Los expertos apuestan, además de los elementos naturales y respetuosos con el medio ambiente, por un enfoque dirigido a la multifuncionalidad, flexibilidad, dinamismo y formas inteligentes.

Los expertos de la compañía alemana Sto, especializada en elementos y soluciones constructivas, han hecho un análisis de las principales tendencias que marcarán el futuro de la edificación. Según la compañía, son siete puntos clave en donde es posible ver la tendencia arquitectónica.

Eficiencia energética

 

 

La Eficiencia energética es una de las principales metas de la arquitectura sostenible. Si bien es cierto que no es no la única meta; los arquitectos están utilizando diversas técnicas para reducir las necesidades energéticas de edificios mediante el ahorro de energía y para aumentar su capacidad de capturar la energía del sol o de generar su propia energía.

Entre estas estrategias de diseño sostenible se encuentran la calefacción solar activa y pasiva, lo mismo con el calentamiento solar agua (activo o pasivo) la generación eléctrica solar, la acumulación freática o la calefacción geotérmica, y más recientemente la incorporación en los edificios de generadores eólicos. Las consideraciones especificadas se refieren tanto a aspectos concernientes a los materiales utilizados, tecnologías utilizadas para obtener una mayor eficiencia energética de la vivienda y las técnicas de construcción.

 

Impacto Medioambiental

 

 

Se ha encontrado que el impacto ambiental del diseñoconstrucción y operación de los edificios es enorme. Los edificios en los Estados Unidos son responsables del 39 % de las emisiones de CO2, del 40 % del consumo de energía primaria, el 13 % del consumo de agua potable y el 15 % de PBI por año. A esto hay que agregarle ciudades inundables y escasez de agua, problemas que se acrecientan aún más con el cambio climático.

La idea de la arquitectura para el 2019, es encontrar métodos adecuados de subsistencia y la poca adaptación de la infraestructura arquitectónica y urbana a las particularidades culturales, sociales y ambientales de contextos específicos. Para  lograr la sostenibilidad es necesario crear y reformar programas, cuya labor se centre en poblaciones vulnerables que buscan  ir transformándose en resilientes desde su proceso.

 

Arquitectura Modular

 

 

Este tipo de estructura y distribución arquitectónica modular, se adaptada a las necesidades millennials; para quienes ya no es raro encontrarse con pequeños apartamentos multifuncionales y minimalistas cuando buscan vivienda. El comportamiento y las costumbres de las generaciones llamadas millennials son la principal razón de que se apueste por espacios mínimos, de gran flexibilidad, donde el ambiente puede mutar rápidamente y cambiar la escena.

 

Acústica y diseño

 

 

El 2019 trae consigo una preocupación que durante mucho tiempo parecía difícil de conciliar: soluciona el problema del ruido sin afectar al diseño. Esto con el fin de tener mayor control del ruido y así menor afectación ambiental. Así pues, las soluciones acústicas en la arquitectura están empezando a tomar forma y a consolidarse como uno de los pilares del futuro de la construcción.

Tanto en el interior como en el exterior, ambos espacios se convertirán en lienzos artísticos, del mismo modo que los suelos y las paredes. Los papeles pintados con motivos florales o geométricos, la variedad de texturas, los vinilos o los murales realizados a mano marcarán un fuerte contraste respecto a temporadas anteriores. En el caso del suelo, las baldosas tendrán una mayor relevancia en la decoración y volverán la terracota y el terrazo.

 

Eficiencia energética

 

 

El 2019 trae consigo el desarrollo de toda una filosofía centrada en la eficiencia energética. Es decir, crear edificios que minimicen el uso de las energías convencionales, reducir la demanda energética, y producir in situ, si es posible, la energía requerida. Para ello es necesario controlar la ventilación natural, permitir la renovación de aire y enfriar espacios en verano. Controlar la ventilación en invierno, de manera que permita mantener un aire limpio, sin que afecte la temperatura interior y con ello reducir la energía requerida para sistemas de aire acondicionado, entro otros múltiples proyectos del uso y eficiencia de energéticos.

 

Impresión 3D

 

 

Como se sabe la impresión 3D vendrá a cambiarlo todo este 2019, con la cada vez más alta demanda de estas impresoras. La tecnología de la impresión 3D ha avanzado mucho en los últimos años, al grado de que ya son útiles para construir y diseñar viviendas todavía en etapas iniciales. Pero ya se está́ integrando poco a poco en el sector de la arquitectura y el interiorismo, yendo más allá́ de la materialidad plástica y de pequeñas creaciones. En grandes términos, ya es posible imprimir una casa habitable con hormigón u otro tipo de materiales pesados para la creación de muros, ladrillos o materiales aislantes.

 

Uso de material reciclados y sostenibles

 

 

La razón de que se usarán cada vez más este tipo de elementos, es que se han fabricado y distribuido llevando a cabo actuaciones con un bajo impacto medioambiental, son duraderos, reutilizables y menos nocivos para la salud, y muchos de ellos tienen un origen natural que no se altera con el frío, el calor o la humedad.

En el 2019, el diseño de interiores se caracterizará por un mayor uso de materiales naturales, como el hierro, la madera, las fibras naturales, el vidrio, el terrazo y el mármol, o con la aplicación de pinturas con componentes naturales, anticontaminantes y sin aditivos químicos, y con colores cálidos y naturales.

 

Fuente: https://mxcity.mx