Aunque aún esta tecnología está en sus primeras etapas de evolución, pronto será posible imprimir ropa y calzado a nuestros gustos y medida desde la comodidad de nuestra casa.

Desde hace poco más de una década comenzaron a comercializarse impresoras que logran crear un objeto tridimensional al superponer varias capas de diversos materiales y, con el paso de los años, la tecnología de estas impresoras nos ha permitido ver materializadas desde prótesis humanas hasta casas.

Es ahora la industria de la moda la que está incluyendo en sus procesos de fabricación la impresión 3D como una manera de revolucionar y mejorar la forma en la que vestimos y calzamos. Ropa, calzado y accesorios manufacturados con esta tecnología están pasando de ser objetos vistos únicamente en las pasarelas a formar parte de nuestros guardarropas.

Imprimamos nuestra propia ropa

Expertos en la industria de diseño del Instituto Tecnológico de Rochester, en Nueva York, prevén que llegará el día en el que podamos imprimir en tiendas o incluso en casa, prendas hechas a la medida y personalizadas con nuestras preferencias particulares, como color, acabados o incluso un tipo de patrón en específico.

El hecho de que podamos imprimir nuestra propia ropa, tiene como ventajas la personalización, la conveniencia de poder producir y obtener una prenda en cualquier sitio y el atributo de ser completamente reciclable.

Prenda 3D triturada y lista para convertirse en un nuevo producto

Las telas y diversos materiales utilizados hasta el día de hoy en la producción textil tienen la capacidad de ser reciclados para crear prendas nuevas, sin embargo solo el 0.1% de este material realmente se reutiliza debido a la dificultad del proceso, según datos del semanario Newsweek. En contraste, la ropa fabricada con impresoras 3D puede ser reciclable al 100% al ser destruida por completo en máquinas trituradoras de plástico que convertirían las prendas en polvo que podría ser utilizado en su totalidad para crear ropa o accesorios nuevos. Además, la capacidad de imprimir ropa desde casa reduciría en gran manera el uso de combustibles para el transporte y el envío de mercancía y se cuidaría más de los recursos naturales al no tener que generar ninguna clase de embalaje.

Los retos que faltan

Impresora 3D de tamaño pequeño cotizada en $83,990 MXN

A pesar de lo fascinante que puede sonar el hecho de imprimir nuevas prendas mientras desayunamos todos los días, aún hay retos por enfrentar para hacer de esto una realidad y uno de ellos es el costo y el tiempo de producción.

Aún la impresora 3D más pequeña que existe en el mercado hoy, llega a ser de difícil acceso para cualquier persona dado lo elevado de sus costos, además requiere de cerca de 100 horas materializar una chamarra, por ejemplo.

Un reto más por superar es la comodidad. Aunque se ha estado experimentando con diversas combinaciones de materiales, la ropa hecha por impresoras 3D está fabricada en su mayoría de plástico, dando como resultado prendas rígidas e incómodas para su uso diario.

El uso de la impresión 3D hoy

A pesar de los desafíos que aún enfrenta este tipo de producción textil, existen marcas y diseñadores que están comenzando a implementar la impresión 3D en sus productos adentrándose en la revolución tecnológica que se vive en la actualidad.

Vestidos impresos en 3D por Iris van Herpen

La encargada de materializar toda una pasarela con ropa impresa fue la diseñadora holandesa Iris van Herpenque en el año 2011 presentó una colección completa de vestidos en la pasarela “Crystallisation”. Éstos vestidos, a pesar de lucir extravagantes, modernos y marcar un hito en la industria de la moda en el momento, eran ásperos, rígidos y prácticamente imposibles de utilizar, pues las modelos no se podían sentar con ellos puestos.

Chamarra impresa en 3D por Danit Peleg

Años más tarde la joven diseñadora israelíDanit Peleg llamó la atención al presentar como proyecto final de la escuela de modas Shenkar una chamarra flexible, con una estructura fina y mucho más usable para la vida diaria. Vestidos, chamarras y faldas son usados por ella misma en diversas presentaciones y eventos y están a la venta a través de su sitio web.

Marcas de lujo como Loewe, Alexander McQueen, Cartier y Gemmyo han optado por fabricar joyería, relojes y accesorioscomo lentes y paraguas en impresoras 3D.

Una de las apuestas más grandes a la impresión 3D fue hecha por Adidas, que después de vender con éxito 300 pares de edición limitada de tenis hechos con una suela impresa en 3D, planean comercializar más de 100,000 unidades para finales del 2019.

En alianza con la startup californiana Carbon desde el 2013, Adidas ha ido mejorando el proceso de impresión de suelas de su modelo Alphaedge 4D que ha evolucionado de 3 horas para producir una sola suela a menos de 1 hora, dando como resultado un tiempo de producción más viable que permitirá la comercialización de este modelo de tenis deportivos por todo el mundo a finales del año que entra.

Tenis Alphaedge 4D de Adidas con suela impresa en 3D

La fabricación de prendas en 3D hoy se encuentra en un proceso de evolución que está mejorando rápidamente. La ropa impresa tiene limitaciones con respecto a los materiales con los que se fabrica sin embargo es un producto sustentable y con estética particular que irá volviéndose cada vez más accesible en los próximos años para toda clase de consumidor.

Fuente: https://blog.proscai.com/