Un Webinar es un tipo de conferencia, taller o seminario que se transmite por Internet. La característica principal es la interactividad que se produce entre los participantes y el conferenciante. Como en cualquier evento presencial, el conferenciante está hablando en vivo a la audiencia y los asistentes pueden hacer preguntas, comentar y escuchar lo que los demás participantes tienen que decir. (A diferencia del Webcast que es una conferencia en la que el conferenciante es el que habla y los demás solo escuchan.)

Los Webinars se dan en tiempo real, con fecha y horario específico. Se puede participar desde cualquier ordenador conectado a Internet y en el que se haya cargado software específico y/o se le haya introducido una clave de acceso que permite la conexión con la aplicación del conferenciante.

Por otro lado, estos eventos son también útiles para el “networking” es decir la conexión entre personas con intereses similares que pueden continuar comunicándose y colaborando después de terminado el Webinar.

 

¿Qué necesitas para participar en un Webinar?

  • Computadora conectada a Internet (conexión recomendable: 128 Kbps)
  • Altavoces para poder escuchar de preferencia diadema para evitar el ruido externo.
  • Micrófono para poder hablar. En caso de no contar con micrófono, puedes participar a través de mensajes de texto.

 

Este tipo de seminarios o videoconferencias web tiene varias finalidades y cuando te decidas a hacer uno, debes siempre tener en claro cuál es tu objetivo final.

Entre estos objetivos puedes encontrar los siguientes:

1) Puramente informativo

Si eres experto en un tema y te quieres posicionar como tal, puedes organizar un webinar y brindar información de valor para tu público por medio de charlas. Yo a esto lo llamo tener un “blog dinámico”.

Pero te preguntarás ¿por qué voy a organizar uno si puedo poner un post en mi blog personal o corporativo?

La respuesta es: depende de lo que quieras lograr.

Por ejemplo: ¿sabes cuánta gente termina de leer el post de tu blog?

A menos de que tengas una herramienta que controle esos datos, es imposible saber si realmente una persona que visita el post lo ha terminado de leer. Lo que sí puedes saber es cuánta gente ha hecho clic en tu post pero ¿cómo saber si realmente tu contenido engancha?

Con el webinar fácilmente puedes saber cuánta gente se ha interesado por tu charla (es decir, cuánta gente se ha apuntado) y cuánta gente realmente asistió y se quedó hasta el final.

Esto no significa que la gente que no asistió no le interese tu charla ya que hay muchos motivos por el que pudo faltar.

Recuerda que un webinar es una charla programada en el tiempo y muchas circunstancias pueden surgir a última hora (una reunión en el trabajo, un imprevisto con el niños, etc).

Ellos tienen la facilidad de que los puedes grabar y hacer llegar a las personas que no pudieron asistir. En él, además, puedes modificar o personalizar el mensaje: con el blog no.

Te pongo un ejemplo: imagina que hablas sobre maratones y el uso de las deportivas correctas que debe utilizar un corredor. Una persona puede leer tu entrada de blog y estar (o no) de acuerdo contigo.

Esta persona puede poner en duda lo que dices o tener muchas más preguntas al respecto.

Lo que permite el webinar es poder contestar a todas esas dudas en el momento al participante y quizás hasta hacerle cambiar de opinión.

Este diálogo en tiempo real permite que refuerces tu marca como experto en el tema y así posicionarte como un gurú.

2) Creación de cursos y monetización

Todos conocemos los cursos online, siendo los más populares los que se imparten en formato de vídeo.

Estos cursos están muy bien, pero muchas veces tenemos dudas que no podemos aclarar en el momento con el instructor y esto hace que muchos alumnos se sientan desmotivados y no terminen el curso.

Esto no lo digo yo, lo dicen todas las cifras relacionadas con los MOOC´s donde el nivel de abandono es de un impresionante ¡96%!

Otro problema adicional  con este tipo de cursos es que en temáticas muy cambiantes (como por ejemplo la tecnología) los vídeos quedan rápidamente obsoletos.

 

¡Con un webinar ganarás en actualización y estarás siempre al día!

Por estos motivos, cada día vemos más instructores impartiendo cursos online con clases en directo, o sea, cursos en este formato.

Muchos otros también lo hacen de manera híbrida, es decir, por un lado imparten un curso en vídeo, pero también organizan webinars gratuitos o de pago donde se realizan sesiones de preguntas y respuestas en vivo.

Estas sesiones en directo vienen muy bien ya que ayudan a acercar al instructor a sus alumnos, incentivando y fomentando la participación.

Aquí reside otra ventaja: si hay alumnos que tienen la misma pregunta se puede contestar de una sola vez y así evitar miles de emails con la misma pregunta, haciendo además que los alumnos se enriquezcan con los comentarios y preguntas del resto de sus compañeros.

En este tipo de cursos las estadísticas resultan completamente opuestas, ya que el nivel de abandono es mínimo, ¡no llega ni al 5%!

3) Con fines comerciales

Los webinars funcionan muy bien para promover productos y servicios que desees vender o para captar más leads. En este caso, al ser una actividad promocional, te interesa hacerlo gratis (promocionar un curso, un libro, un e-Commerce, una conferencia presencial, un taller, etc.).

Imagina que el organizador quiere promocionar una página web (e-commerce) que vende vestidos de novia llamado “Novias Bellas” (a falta de un mejor ejemplo). En este caso puede organizar un webinar gratis y escoger un tema que atraiga a gente que compra vestidos de novia. Por ejemplo “Planifica tu boda: Que no falte detalle”.

El contenido que se imparte es de valor para la novia ya que le dará la información para planificar la boda, pero además le puede comentar a dónde puede comprar un vestido de novia que nadie olvidará.

Adicionalmente puede enviarle por medio del email fotos de vestidos de novia, accesorios, etc.

Lo bueno de los webinars para fines comerciales es que los leads que consigues son muy buenos porque sabes que la gente que se va a apuntar no va a ser otra que tu mercado, es decir, tu target al 100%.

Para fines comerciales es muy común ver como se empiezan a establecer colaboraciones entre empresas.

Siguiendo con el ejemplo anterior, el e-commerce “Novias Bellas” puede colaborar con el e-commerce de zapatos para novias “Bella Shoes”, y hacer en conjunto un webinar de “Cómo escoger el mejor zapato para tu boda”.

Luego, ambos comparten los leads ya que tienen un mercado o target muy similar.

La misma colaboración se puede hacer con agencias de viajes (para la luna de miel), accesorios, caterings, etc.. ¿Te imaginas las posibilidades?

Las participantes agradecen este tipo de iniciativas ya que en estos tiempos (donde todos trabajamos y vamos corriendo de un lado a otro), les llevamos a su casa o trabajo todo ese contenido de valor. También otorgamos ese toque personal, brindándoles la oportunidad de preguntar, comentar y conocer a otras novias que están con sus mismas inquietudes.

 

 

 

 

Fuente: www.portaldelcoaching.com